Día del Wedding Planner

A día de hoy, ser Wedding Planner sigue siendo una profesión bastante desconocida por muchos, al menos aquí en España, pero bien es cierto que, en países como EEUU o Inglaterra, está profesión está mucho más asentada.

A menudo, tengo que explicar cuál es mi profesión, de que se trata y como desarrollo mi trabajo, cosa que no me molesta en absoluto, pero si es cierto, que sigo viendo demasiado la incertidumbre en cuanto a todo los que nos rodea a las Wedding.

Mi trabajo es para el amor, y no puede haber forma más bonita de trabajar, damos forma a los sueños de una pareja en cuanto a su día más especial, no os podéis imaginar lo emocionante que es conocer a una pareja, que te lleven a su historia de amor y que, de alguna manera, me gusta pensar, que cuando nuestro trabajo termina, pasamos a formar parte de ella.

Es bastante frecuente creer que organizar una boda es fácil, youtube esta lleno de tutoriales y tips que nos dicen como podemos hacerlo de la forma mas sencilla, y en gran parte es cierto, pero tan bien es cierto, que una vez, llevado a la práctica, no es tan fácil como parece. Internet también está lleno de tutoriales sobre medicina pero si nos ponemos , enfermos acudimos al médico ¿No es cierto?.

Pues bien, se trata un poco de eso, gestionar un presupuesto hasta saber exprimirlo al máximo, negociar con los proveedores, saber cual será el mas indicado, jugar con los tiempos y fechas hasta encontrar que encajen a la perfección, guiar y asesorar, desde el conocimiento y la experiencia, no es en absoluto tarea fácil para nadie, y si a esto le incluimos el estres y la ansiedad que todo esto e incluso muchas cosas más conlleva, no sólo durante los preparativos, sino el mismo día de la boda, la situación puede irse muy fácilmente de las manos, e incluso, teniéndolo todo bien controlado, el día B, os encontrareis que estáis más preocupados de coordinar todo y que todo salga bien, que de disfrutar.

Como veis, realizar nuestro trabajo implica conocer y desarrollar bastantes tareas y al mismo tiempo nuestra misión final se basa en que nuestras parejas disfruten no solo del día de la boda, sino de todos los preparativos.

Hay muchos falsos mitos que envuelven esta profesión, pero esto da para otro post más extenso.

Confiad en una buena Wedding, poned el día mas importante de vuestras vidas en sus manos porque puedo aseguraros que no os vais a arrepentir, que disfrutareis de cada paso, incluso valorándolo más, y que el día B será inolvidable, pero no por los nervios de los preparativos, sino por todos los momentos felices, de disfrute y de ilusión que pasareis ese día.

Para todas mis compañeras y compañeros de profesión, deseo que paséis un bonito y feliz día, somos muy afortunad@s. 

Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *