¡Hoy es un buen día para empezar!

¡Hoy es un buen día para empezar!

Y con esta frase me embarqué en esta maravillosa aventura que es Mi Mundo Eventos.

A veces, no todos tenemos claro cuando debemos elegir una carrera, lo que queremos estudiar o hacer en la vida, porque a veces, vas dando tumbos, sin saber muy bien hacia dónde te quieres dirigir.

Durante esos vaivenes que te va dando la vida, es cierto que se te da muy bien hacer ciertas cosas, pero hay algo dentro de ti que te dice que no, que eso no es lo tuyo.

Y entre idas y venidas, empecé a organizar mi propia boda y durante el proceso, algo cambió en mí, fuí descubriendo poco a poco una profesión que no conocía pero me maravillaba.

Y como el gusanillo no solo me picó, si no que se apoderó de mí, empecé a estudiar y a formarme hasta que llegó el día que quise volar sola y construir mi propio proyecto de futuro, que no era solo una expectativa de trabajo, si no un proyecto de vida, donde puse todo mi amor sin límite ninguno.

Las bodas se han convertido en mi obsesión, mi pasión, mi trabajo y mi hobbie, y no me basta con ser una mera espectadora, es el trato directo, con dos personas que se aman hasta el punto de compartir sus vidas juntos, lo que me hace ese click que me dice que sí, que esto, si es lo mio.

Tengo la enorme suerte de trabajar para el amor, la ilusión y los sueños, de conocer parejas maravillosas con las que acabó creando un vínculo especial que perdura después de la boda.

Creo firmemente que, en la vida, hay que ir cumpliendo sueños, cerrando etapas y abriendo otras diferentes, el tiempo que tenemos es demasiado corto como para desaprovecharlo.

Y sí, aquel buen día para empezar, queda ya muy lejos, el camino ha sido largo y lleno de sinsabores, pero lleno de personas maravillosas que me quedo en el corazón y con las que comparto algún que otro café.

Mi Mundo eventos, es mi vida, en cada boda que realizo pongo todo mi corazón y cada pareja que confía en mí, es un regalo que cuido y mimo con mucho cuidado.

Los sueños se cumplen, con trabajo y esfuerzo, encuentras siempre aquello que en su momento, no veías. 

No os rindáis nunca.

Un beso enorme. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *